Izquierda Unida de Castilla y León recuerda a los responsables de la Sanidad Privada que sus recursos son dependientes de la Pública en base al Decreto de Alerta Sanitaria del Gobierno

Autor original: Izquierda Unida Salamanca Provincia Publicada originalmente en http://iusalamancaprovincia.org

La coalición Izquierda Unida declara haber tenido conocimiento de movimientos en los hospitales privados de Salamanca y Burgos, y sospecha lo que pueda pasar en otras provincias, encaminados a presentar ERTES sobre sus plantillas. Desde la formación recuerdan que el Decreto del Gobierno por Alerta Sanitaria solamente posibilita los ERTES en casos muy determinados, siendo el Ministerio de Trabajo quien los habría de autorizar. Además, señalan, el propio Decreto pone a la Sanidad Privada del Estado a disposición, con todos sus recursos materiales, y Plantillas, de la Sanidad Pública para frenar el avance del Coronavirus.

El Área de Salud de Castilla y
León, a través de su coportavoz, Francisco Javier Herrero Polo, denuncia
conocimiento de varias entidades de la Sanidad privada encaminados a
trasladarle al Estado, y a la Sanidad Pública el coste de la lucha contra la
pandemia de Covid-19 que tiene a todo el país en situación de lucha a fin de
superarla y mantener al gran conjunto de la población sana y rápidamente capaz
de volver a sus vidas normales. Desde esta Área, luego de hablar con
representantes de sindicatos, plataformas de la Sanidad Pública, así como de
otras instituciones, denuncian que los hospitales Santísima Trinidad de
Salamanca, y Grupo Recoletas de Burgos , habrían iniciado movimientos para
presentar ERTE entre sus plantillas u otras figuras de despido a sus
trabajadores.

Izquierda Unida de Castilla y
León insistía en dos puntos fundamentales, y a su jucio insoslayables, del
Decrteo de Alerta Sanitaria. La puesta a disposición, sin condiciones, del
Sistema Sanitario Público de todos los recursos de la Sanidad Privada, así como
las condiciones específicas para la aprobación de los ERTES excepcionales por
causas de caída de la actividad o de cierre directo de los centros de trabajo.

Es por ello que, en palabras
de  Herrero Polo, “Toda forma de
despido, cese, baja voluntaria o ERTE en las instituciones privadas de Sanidad,
a mayores de ser una infamia ética, son ilegales. Le recordamos a estas
empresas que su actividad no entra en ninguno de los supuestos que justifican
uno de los ERTES a los que el Ministerio de Yolanda Díaz habrá de dar de paso
posteriormente, si no todo lo contrario. Además,  Salamanca y Burgos son las provincias con más
contagios e ingresos hospitalarios por causa de esta pandemia, el Hospital
Clínico está ampliando la disposición de camas hospitalarias, y el propio SACYL
trata de acelerar los procesos para abrir en las próximas dos semanas el nuevo
hospital de Salamanca. En estas condiciones, es perentorio, necesario y
obligatorio, que la Sanidad Privada de Castilla y León, con más urgencia estas
dos instituciones, ponga sus instalaciones y personal al Servicio de la Sanidad
Pública, y que de no querer hacerlo, el Ministerio de Sanidad, con atribuciones
de mando Sanitario Único, puede y debe obligar a estas empresas a continuar su
labor bajo su dirección y la del resto de las autoridades sanitarias
públicascompetentes en la materia.”

Desde Izquierda Unida Castilla
y León concluyen, “No es el momento de tratar de trasladar facturas, costes
de personal y material, a las instituciones públicas de las que se ha cobrado
en estos largos años. Es el momento de poner todos los recursos a proteger las
vidas y trabajos de nuestra población”

Esta entrada fué publicada originalmente en la web de Izquierda Unida Salamanca Provincia: Izquierda Unida Salamanca Provincia

Entradas Relacionadas